Aún sobrecogidos por el ciclo “Música para la paz” contra el horror de la guerra

La Diputación Foral de Bizkaia y la Sociedad Coral de Bilbao han desarrollado un proyecto con motivo del 80 aniversario del bombardeo de Gernika. Dicho proyecto ha consistido en una trilogía de conciertos, realizados en colaboración con la Iglesia de Santa María de Gernika, el Museo Guggenheim Bilbao y el Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, en los que se ha rendido homenaje a las víctimas de la masacre de la localidad vizcaína.

El emplazamiento del primer concierto celebrado el 22 de septiembre en la Iglesia de Santa María fue muy especial ya que se trata de uno de los pocos edificios que sobrevivió a las bombas y el fuego, y desde donde se sacó la fotografía que más tarde impactaría al mundo: la de una ciudad devastada y una población desolada. Además, la Coral de Bilbao estuvo acompañada por las voces locales de Andra Mari Korala, Gaudeamus Korala y Seber Altube Korala.

El jueves 28 de septiembre tuvo lugar el segundo concierto titulado “Lux Aeterna” en el Museo Guggenheim y donde el aforo fue completo. El programa minuciosamente confeccionado para emitir un canto a la paz estaba conformado por el Oremus de Sissask, la Toccata de Ignatowicz-Glinska y, como no podía ser de otra manera, Gernika de Sorozabal.

Pasando de Gehry a Nouvel, la Coral no solo conmemoró el bombardeo, sino que también presentó al público europeo la obra Everlasting Light, de Christos Hatzis. En los dos eventos contamos con la presencia del compositor griego-canadiense y con las las voces de los solistas David Azurza (contra tenor), Sonia Gancedo (contralto) y Jesús García Aréjula (barítono), así como del dominio de la marimba de Conrado Moya. Este último, goza de una reconocida trayectoria internacional que sumada a la larga experiencia de sus compañeros de escena permitieron al público disfrutar en directo de dos conciertos brillantes.

El escenario madrileño es muy significativo ya que el Centro de Arte Reina Sofía alberga el famoso cuadro Guernica de Picasso y puso el broche final a un ciclo memorable el 30 de septiembre. Momentos mágicos bajo la batuta de Enrique Azurza que han servido a su vez para sensibilizar a la población en general respecto a los conflictos ocurridos en otros lugares, pasados y actuales, con el objetivo de que no caigan en el olvido y la memoria colectiva los tenga muy presentes.

Author Info

Coral de Bilbao